NUESTROS PADRES MERECEN LO MEJOR DE NOSOTROS (TIEMPO DE DEDICACIÓN A LOS PADRES)

dedicar-tiempo-a-los-padres-e-hijos-adultos-niños

Debemos dedicarle tiempo a nuestra familia, incluyendo a nuestros padres e hijos, pero no el tiempo restante, ellos debe ser lo principal en nuestras vidas luego del creador. En este artículo, te mostraremos como poder hacer esto con un vídeo.

Aunque hablo de mi madre, los padres que de igual manera se gastan por nosotros los hijos también merecen nuestro amor y nuestro tiempo.

 

Nuestra madre dio todo por nosotros, sus energías, su tiempo, su vida, cuando somos niños somos muy diferentes a cuando somos adultos, cuando somos niños en la mayoría de los casos los sentimientos son dulces, tiernos, inocentes y sobretodo muy apegados pero cuando somos adultos nos despegamos involuntariamente de nuestros padres, nuestro anhelo por independizarnos nos lleva a una conducta muy triste para ellos, por eso debemos cuidarnos de no caer en ello y demostrarles que somos agradecidos y que los amamos, les contaré brevemente mi historia que ojala pueda hacer reflexionar a quienes están apartados de sus padres sin ninguna razón.

 

Mi madre quien me crió sola a pesar de tantas dificultades, es lo único que tengo, nunca supimos que fue de mi padre, mientras yo crecía ella siempre estaba ocupada pero ocupada para darme lo mejor, lavaba ropa para una lavandería, ese era su trabajo para mantenernos, siempre me recogía en la escuela en su bicicleta así estuviera lloviendo o muy ocupada, solo la veía cuando comíamos y recuerdo que solía decirme siempre ¿más arroz? siempre comía con migo, y así pasó el tiempo hasta que me hice un joven y ella seguía diciendo ¿más arroz?, siempre tan entregada a mí, empecé a dejarme llevar por las distracciones de la juventud, los estudios, la tecnología, los amigos, ya casi no quería estar en casa, me portaba indiferente y ella solo callaba, a menudo me preguntaba ¿vienes para cenar? Y yo sin una palabra le decía que no. O simplemente “no lo sé”, a medida que pasaba el tiempo más ausente estaba de casa, cualquier cosa era más importante que estar con ella, mi madre ya sentía la soledad gracias a mí, después conseguí un trabajo donde dejaba aún más mi tiempo, sin que lo merecieran muchas veces me dormía en la silla de trabajo.

 

Un día me llamó mi madre a la oficina preguntando si iba a casa la noche de año nuevo, dije que no, siempre estaba ocupado para mí madre y ella siempre tan paciente y triste me decía está bien no te molestaré más, ese mismo día un compañero de trabajo me hizo la pregunta clave que me ayudo a reflexionar asombrado dijo ¿No irás a tu casa la noche de año nuevo? Y mi conciencia empezó a trabajar y comencé a recordar cómo fue mi madre con migo en mi niñez, sus cuidados, su amor, su entrega, la frase ¿más arroz? Y fue cuando decidí volver a casa y allí la encontré con sus ojitos brillantes, se puso muy feliz. Ahora me doy cuenta por qué decía ¿más arroz? Porque mientras comía más era el tiempo que estaría con migo, uno de los mayores regalos de la vida es el tiempo que dedicas a tu familia. Esta historia es real y está escrita para que reflexionemos en este asunto.

 

Te invito a ver el vídeo de esta misma historia que tal vez te pueda ayudar a ser más feliz a ti y a los tuyos.

Comenta esta nota!