¿Por qué no podemos hacernos cosquillas nosotros mismos?

La respuesta al por qué no podemos hacernos cosquillas nosotros mismos realmente se encuentra en la forma en la que evolucionaron las cosquillas, ya que en tiempos remotos eran como una advertencia de que los animales peligrosos podían estar cerca de nuestro cuerpo, en los días en los humanos dormían y cazaban en los bosques.

¿Por qué no podemos hacernos cosquillas nosotros mismos?

El movimiento de una araña o un escorpión en nuestra piel activa la corteza sensorial primaria del cerebro, lo que provoca una reacción en cadena, comenzando con una sensación de pánico que se expresa en forma de nervios y es ahí donde se produce una risa incontrolable. Es por eso que muchas personas empiezan a reír sólo con la amenaza de las cosquillas. El Instituto Karolinska en Suecia, audicionó con voluntarios y encontraron que, en estas situaciones, se activan la misma región del cerebro. .

Sin embargo resulta muy difícil engañar al cerebro. Cuando tratamos de provocar esta reacción que se produce cuando otras personas nos hacen cosquillas, en nosotros mismos con nuestras manos u otros objetos, el cuerpo no interpreta esto como una señal de peligro.

Incluso las personas que se sienten más delicadas o que son más sensibles porque tienen más receptores de tacto en la piel no pueden causar una reacción en sí mismos. Ni siquiera tocando la planta del pie o de la axila, los principales lugares de nuestro cuerpo que concentran muchos de estos receptores que nos hacen sentir cosquillas.

Comenta esta nota!